CONSEJOS Y TIPS

Tips de Cocina

El aceite de oliva es el único aceite que se obtiene de una fruta y es extraído sin solventes ni sustancias químicas. Es un verdadero jugo de fruta!
La exposición al oxigeno genera un defecto llamado rancidez que afecta su calidad. Por eso, es importante cerrarlo correctamente cada vez que terminamos de utilizarlo.
Para mantener una buena conservación del aceite de oliva virgen extra recomendamos ponerlo en lugares frescos, secos, alejados de la luz y el calor.
Una vez abierto, consumir el aceite antes de los 20 días, preservando así la expresión natural del fruto.
La mejor manera de conservar todo el sabor y los beneficios del aceite de oliva es mantenerlo en el envase original.
La temperatura óptima de conservación del aceite de oliva es de entre 15°C a 18°C. A menos de 9 grados, se puede comenzar a cristalizar, sin afectar la calidad del producto.
Las aceitunas negras y verdes son las mismas; el color difiere según su grado de madurez.
El color del aceite no tiene incidencia en la calidad.

Salud: Beneficios del Aceite de Oliva

MEJORA LA INMUNIDAD

Sus propiedades anti-inflamatorias ayudan a proteger nuestro cuerpo contra posibles infecciones. Además, el aceite de oliva funciona como cicatrizante natural.

CONTROLA EL COLESTEROL

Las grasas mono insaturadas nos ayudan a reducir el colesterol malo (LD), al mismo tiempo que aumentan el bueno (HDL). De esta manera, el consumo de aceite de oliva previene ataques al corazón y problemas vasculares.

ALIADO CONTRA LA DIABETES

Las grasas saludables del aceite de oliva virgen extra pueden reducir significativamente los niveles de azúcar en la sangre. Incluso, disminuyen las necesidades de insulina.

FORTALECE EL CORAZÓN

Las grasas monoinsaturadas y los antioxidantes nos ayudan a reducir el nivel de colesterol malo. De esta manera, el consumo de aceite de oliva previene enfermedades cardiovasculares y evita la obstrucción de las arterias, al tiempo que disminuye el riesgo de ataques al corazón.

VITAMINA A

Contribuye al mantenimiento de los tejidos óseos: favorece el desarrollo y crecimiento de los huesos. Además, la vitamina A es fundamental para mejorar la visión y prevenir infecciones.

RETRASA EL ENVEJECIMIENTO

Evita la oxidación de las células, combatiendo los signos del envejecimiento prematuro. Además, el aceite de oliva es un método natural para humectar y suavizar la piel. Se recomienda masajear el rostro con unas gotas de aceite de oliva virgen extra.